Saltar al contenido

Pólipos del colon

Polipos del colon

Entre las enfermedades que afectan al aparato intestinal encontramos algunas que son muy comunes y que afectan a un alto porcentaje de la población. Puesto de que se trata de una zona en constante trabajo y movimiento, estas enfermedades son muy recurrentes y variadas y, de no ser tratadas a tiempo, pueden perjudicar gravemente el estado de salud de los pacientes.

En este inmenso grupo de patologías, existe una enfermedad sobre la cual gira toda una serie de mitos, de rumores y de falsa información que hace que los individuos que se le diagnostica se creen prejuicios infundados con poco respaldo médico. Para remediar esto, hoy te ilustremos en todo lo relaciona con los pólipos del colon.

Importante
¿Ya conoces el método natural para curar el colon irritable? Se llama “Adiós Intestino Irritable” <= Clic Aquí para saber más.

Polipos del colon

¿Qué son los pólipos del colón?

Un pólipo es un tejido adicional que crece en alguna parte de nuestro cuerpo. En el caso de los pólipos intestinales se desarrollan a lo largo de todo el intestino grueso aunque suele ser muy común que aparezcan en el inicio o al final de este. Estos crecen en las paredes o en la mucosa del colon y su tamaño, pese a variar, no suele ser menor de los 0.6 milímetros. Su forma y constitución varía y  se presentan entre el 20 y el 25 por ciento de la población adulta.

La mayoría de estas malformaciones son completamente benignas aunque, en algunos casos, pueden degenerar en algunos tipos de cáncer. Las personas mayores de 50 años, con antecedentes familiares de pólipos, fumadores o con enfermedades del tracto intestinal tienen mayores posibilidades de padecer de ellos a lo largo de su vida.

También te recomiendo ver: Diverticulitis remedios caseros

¿Cuáles son los síntomas de los pólipos intestinales?

Al tratarse, en la mayoría de las veces, de un tejido adicional benigno no se presentan síntomas generales que permiten determinar que la persona sufre o no de este tipo de afección. Por tanto, un individuo puede sentirse completamente sano y, sin embargo, padecer de varios pólipos del colon. A pesar de esto, algunos pacientes pueden experimentar algunos de los siguientes síntomas:

  1. Sangrado leve en las heces (solo el 5 por ciento de los pacientes lo experimenta).
  2. Diarrea o estreñimiento leve.
  3. Dolor abdominal.
  4. Presencia de mucosa al evacuar.
  5. Fatiga muscular o sueño.

Sin embargo, como se ha dicho, la mayoría de estos tejidos son asintomáticos y son descubiertos por casualidad en un examen médico de rutina o cuando se hace una cirugía exploratoria para tratar otra enfermedad. Por tanto, se deben realizar chequeos anuales luego de cumplir los 50 años (edad en donde es más común su aparición) para poder realizar su respectivo tratamiento.

¿Cuántos tipos de pólipos existen?

Como ya se ha dicho, este tipo de tejido varía de acuerdo a su tamaño y los compuestos que estos posean. En este sentido, para poder diferenciar cada uno de estos tipos, es necesario un examen microscópico para poder diferenciar un tejido de otro pues a simple vista es imposible identificarlos con verosimilitud. De acuerdo a su clasificación histológica (estructura de los tejidos) estos se pueden ser:

  • Neoplásico epitelial.
  • Neoplásico no epitelial.
  • Inflamatorio.
  • Hamartomatoso.
  • Sésil.
  • Pediculado.

Sin embargo, existes dos tipos que son los más comunes o frecuentes en los pacientes: los adenomatosos y los hiperplásicos. En este esta división, precisamente, en que los pacientes suelen hacer valoraciones de juicio con poco respaldo médico. Para que sepas de qué se trata cada caso, te explicaremos cuál es su diferencia:

Pólipos adenomatosos

Polipos adenomatososSon los más comunes y los que varían más en su estructura y tamaño. Se trata de tejidos similares a glándulas que se desarrollan en la mucosa del colon. Los hay tanto tubulares (los que sobresalen del espacio abierto del colon) o el velloso (lo que son completamente planos). Los más pequeños son completamente benignos y los pólipos que superan los dos centímetros (en especial si se tratan del tipo velloso) pueden convertirse en cancerígenos.

Pólipos hiperplásicos

Polipos hiperplasicosSon los más pequeños y su tamaño rara vez supera el centímetro de espesor. Solo en rara ocasiones, o en circunstancias poco usuales, estos se vuelven cancerígenos por los que son casi completamente benignos en la mayoría de los casos. Sin embargo, investigaciones recientes han demostrados que los pólipos hiperplásicos que se desarrollan en la pared derecha del colon son más propensos a ser cancerígenos.

¿Cómo se diagnostica un pólipo del intestinal?

Como se ha insistido, la mayoría de estas malformaciones son asintomáticas y solo por medio de un examen de rutina, en el cual se trataba otra patología, es que el médico descubre que el paciente sufre de pólipos. Pese a esto, luego de los 50 años, las personas deben hacerse exámenes  anuales para determinar si se sufre de esta con condición o no. En este sentido, una  endoscopia colorrectal, una sigmoidoscopia rígida o una sigmoidoscopia flexible pueden localizar con fiabilidad cualquier tipo de pólipo.

Para su clasificación, como ya se mencionó, es necesario analizar el tejido bajo la mirada de un microscopio para determinar a qué grupo pertenece el pólipo extraído. En caso de pólipos muy pequeños, el especialista puede optar por una radiografía con enema de bario con el cual esculcará toda el área en busca de tejidos diminutos. Además de ello, un examen de las heces, pese a no ser concluyente, puede también ayudar o aumentar las sospechas de que se encuentran este tipo de tejido en las paredes de colon. Puesto que en la mayoría de las veces estos aparecen en grupo, si el medico encuentra uno procederá a realizar un examen total para identificar los posibles tejidos restantes.

¿Cuál es el tratamiento para esta patología?

Los tejidos que el especialista vaya encontrando a lo largo de los procedimientos reseñados pueden ser eliminados inmediatamente a través de varias técnicas: o bien desprenderlos por medio de un fórceps de biopsia, o suturando el pólipo con corriente eléctrica. Ambos procedimientos son llamados resección de pólipos y son completamente indoloros para los pacientes. Cuando el especialista extraiga un tejido con una apariencia amorfa o muy grande, puede proceder a marcar el área con tinta para una posterior revisión; esto se denomina “tatuaje endoscópico”.

Luego de su eliminación, el médico procederá a revisarlo bajo un microscópico para determinar las posibilidades cancerígenas del mismo y, de ser necesario, pautará una nueva cirugía o iniciará un tratamiento farmacológico en aras de la salud del paciente. Sin embargo, la resección de pólipos es suficiente para eliminarlos satisfactoriamente.

¿Hay posibilidad de reincidencia?

Dependiendo del tipo de pólipo, de su tamaño y de su forma es probable que estos, a mediano o a largo plazo, vuelvan a aparecer en el mismo lugar de donde han sido extraídos. Es por esta razón que, en un plazo de dos a cinco años, el especialista pautará revisiones generales del área para asegurarse de que estos no han reincidido y, de ser el caso, proceder a eliminarlos cuanto antes.

Para finalizar, y pese a que no existe una forma concreta en prevenir este tipo de malformaciones, los médicos recomiendan llevar un régimen de vida saludable que incluya tanto una dieta balanceada (con alto contenido de fibra) como una buena rutina de ejercicio para favorecer a la homeóstasis del organismo.

Fuentes:

Pólipos del colon
5 (100%) 1 vote

error: Content is protected !!